Algo más que traducir...


Notas, adiciones y glosas

"El proceso de traducción es, como recuerda Jiri Levy, un proceso de toma de decisiones. [...] La traducción, considerada de este modo, es una actividad que conjuga interpretación y creación."

LÓPEZ GUIX, Juan Gabriel y Jacqueline MINETT WILKINSON. Manual de traducción, Barcelona: Gedisa, 2001 (p. 19).


La información adicional que un traductor puede introducir en su versión es por lo general cultural (aclaración de la diferencia entre las culturas de la LO, lengua original, y la LT, lengua de traducción), técnica (en relación con el tema) o lingüística (explicación del uso irregular de los vocablos), y depende, a diferencia del original, de las exigencias de sus lectores. Cuando se trata de textos expresivos, esta información sólo se puede dar fuera de la versión, aunque a veces no estaría mal hacer una breve "concesión" al lector en relación con detalles culturales sin importancia, por ejemplo, at Handley's (Hemingway) podría quedar así: "en el bar Handley", o dans le bar Handley o der Handley Bar en francés y alemán respectivamente. Si los textos son vocativos, la información de la LT tiende a reemplazar, y no a complementar, la información de la LO. Así, en la oración you can pay for ceramic tiles under a convenient credit purchase scheme, el último término se puede traducir por algo como "facilidades de pago a largo plazo", que es más preciso.

La información adicional en la traducción puede ser (sic) de varias formas:

1. Dentro del texto:
  • Como otra posibilidad de la palabra traducida: poll-tax --> "el poll-tax, o impuesto municipal sobre la vivienda en el Reino Unido".
  • Como subordinada adjetiva: the vogueig --> "el vogueing, que es un baile en solitario en el que los artistas imitan posturas de los pases de modelos y movimientos de gimnasia y ballet."
  • Como nombre en aposición: the lobby --> "el lobby, grupo de presión en EE U U".
  • Como construcción de participio: the dodo --> "el dodo, ese extraño pájaro hoy extinto".
  • Dentro de un pequeño paréntesis, como traducción literal de un término transferido: "una patera" --> a "patera" (an inshore fishing boat).
  • Dentro de un gran paréntesis (ésta sería la forma más extensa de adición): two Gurkhas --> "dos gurjas --unidades de combatientes asiáticos del Ejército británico que se hicieron célebres en la Guerra de las Malvinas por su crueldad y eficiencia".
  • Como sustantivo clasificador: Speyer -->"la ciudad de Espira, Alemania".

Vonnegut, Kurt. Un hombre sin patria (2006). Traducción de Daniel Cortés para Ediciones del Bronce, Barcelona.
© Lamarde


Los paréntesis deben incluir material que conforme parte de la traducción. En cambio, si tienen que hacer corrección de datos o ideas, usen corchetes.

Si pueden --aunque los traductores tienden con demasiada frecuencia a pasar por alto este método--, inserten la información adicional dentro del texto, ya que de esta forma no se interrumpe la atención de los lectores. Sin embargo, este método tiene una desventaja y es que puede dar lugar a confundir el texto con las contribuciones del traductor. Por lo tanto, no se debe usar para adiciones extensas.

2. Notas a pie de página.
3. Notas al final del capítulo.
4. Notas o glosario al final del libro.

Los tres últimos métodos (2-4) están puestos por orden de preferencia, pero las notas a pie de página son un fastidio si son extensas y numerosas. Las notas al final del libro deben estar encabezadas por los números de las páginas del libro pertinentes: son demasiadas las veces que me he encontrado leyendo una nota que pertenecía a otro capítulo. Y las notas al final del capítulo irritan con frecuencia a los lectores porque, cuando los capítulos son largos, les lleva mucho tiempo encontrarlas.

[...] Si tuvieran entre manos la traducción de un libro importante, no deberían dudar en escribir un prólogo y notas para hablar del uso y significado de los términos que emplea el autor, especialmente en esos pasajes en que estando en juego la exactitud y la economía del texto tuvieron que sacrificar la primera en favor de la segunda, o en caso de ambigüedad. Si lo que traducen es una obra académica, no hay ninguna razón para que el lector no se entere de la ayuda prestada por el traductor con sus informaciones, tanto dentro del texto como en comentarios: la ilusión artística de que el traductor no existe es innecesaria.

NEWMARK, Peter. Manual de traducción (traducción de Virgilio Moya), Madrid: Cátedra, 2004, pp. 129-132.

2 comentaris:

Cecilia ha dit...

¡Hola! Me resultó muy interesante tu artículo. ¿Qué opinás del ambito peritextual de una traducción? http://blog-de-traduccion.trustedtranslations.com/el-ambito-peritextual-2009-07-24.html

N. de la t. ha dit...

¡Hola, Cecilia! Gracias por el enlace al blog de traducción, y enhorabuena por la labor realizada.

En respuesta a tu pregunta, mi opinión es humilde, por lo que me limitaré a parafrasear al gran Juan Gabriel López Guix y a Jacqueline Minett Wilkinson (Manual de traducción, vid. supra):

"Cualquier traductor ha sufrido en carne propia las consecuencias de una labor de documentación que no ha sido todo lo exhaustiva que debería ser o de una falta de conocimientos generales. Es un error considerar que sólo los textos llamados especializados exigen dicho trabajo. La tarea de la traducción exige de su practicante una formación lo más amplia posible y, sobre todo, una disposición para completarla de modo permanente..." (p. 200)

De aquí la importancia del factor tiempo, tan olvidado últimamente.

¡Saludos!