Bartrina o el origen del hombre

Darwin.
(c) Cuaderno de Cultura Científica

En 1876 se publicó en Barcelona, en la Imprenta de La Renaixensa, la que debemos considerar primera versión española de una obra de Darwin. Su título: El origen del hombre. La selección natural y la sexual

La Renaixensa, que fue revista y periódico después, propició y canalizó, durante más de treinta años, las inquietudes culturales y políticas del catalanismo, de la mano de Pere Aldavert y Angel Guimerà. Afortunadamente, se dispone de la monografía pormenorizada de Carola Duran sobre La Renaixensa, primera empresa editorial catalana realizada a partir de su tesis doctoral dirigida por Joaquim Molas. Esta obra analiza en detalle los precedentes y la formación de La Renaixensa y nos muestra a un Bartrina que participaba de reuniones y tertulias como activo protagonista. 

Fue en La Renaixensa donde Bartrina publicó su primera edición de Algo, recopilación de poemas que fue muy celebrada y de la que se hicieron numerosas ediciones. Aunque no se menciona traductor de esta edición, está comprobado que lo fue Joaquín M. Bartrina, pues así consta en la selección que preparó J. Sardá, de sus Obras en prosa y verso, escogidas y seleccionadas y en su obra Del cap i del cor, donde en el apartado “El Darwinisme” se hace una llamada que dice: “Treball escrit per a prefaci d´una traducció compendiada de la famosa obra de Darwin”. Además, en la ficha del ejemplar que se conserva en el Museu Geològic del Seminari de Barcelona hay el siguiente texto manuscrito: “pròleg anonim, da J. M. Bartrina”. La letra del manuscrito corresponde a Mossén Lluis Via. 

El texto de Darwin que se traduce corresponde, tan sólo, al prefacio y a los siete capítulos de la primera parte de la obra. En la página 279 comienza el Apéndice I “Teoría darwiniana de la Selección Sexual” que está tomado, aumentado y con variaciones, del autor francés Édmond Perrier. En la página 311 el Apéndice II “La espresión (sic) de las emociones en el hombre y los animales” corresponde al análisis hecho por el psicólogo francés Leon Dumont de la obra de Darwin de ese título.

[...] Personaje fundamental en el entorno de Bartrina fue el ya citado Valentí Almirall (1841-1904), partícipe activo, de primera hora, en la Revolución de Septiembre de Barcelona (1868). Concejal del Ayuntamiento de Barcelona, a sus ideas políticas dedicó saberes, esfuerzos y caudales; de hecho, se le considera artífice del catalanismo político, comprometido con el catalanfederalismo. En su haber consta la fundación del Centre Català y los periódicos El Estado Catalán y el Diari Català (1879-1881), el primer periódico escrito en catalán. Fue Bartrina, precisamente, quien presentó la primera solicitud, aunque fallida, para obtener el permiso de publicar dicho periódico.

En clara influencia positivista, Almirall incluía en su periódico temas científicos, que abarcaban la ciencia natural, la medicina, la ingeniería, etc. Fue su deseo crear una “Biblioteca del Diari Català”, donde vemos la aportación de Bartrina, ya que el primer volumen científico publicado fue la obra de Darwin Viatge d’un naturalista alrededor (sic) del món en traducción de Leandro Pons Dalmau.

Bartrina se movía a favor de la identificación que en Cataluña había entre intelectualidad republicana y positivismo. En esta línea participó en la revista El Porvenir dirigida por Isidor Doménech, junto a Valentí Almirall, Francesc Sunyer, Pi i Margall y Pompeyo Gener, que ya había traducido la teoría darviniana de Büchner en La Humanidad, periódico semanal, eco de la Asociación Librepensadora de Barcelona, publicación en la que participó Bartrina y en la que concurrían, en actividad creativa y de transformación, artículos de carácter científico sobre el cerebro, manifiestos de carácter humanitario y moral, propuestas de enseñanza general y obligatoria para los menores de catorce años, versos, crónicas y lecturas recomendadas como La razón natural o las ideas naturales opuestas a las sobrenaturales y Las ruinas de Palmira o meditación sobre las revoluciones de los imperios. 

Esta temática, influencias y desarrollo han sido tratadas por diferentes autores, más recientemente por Xavier Ferré, Rosa Cabré y Josep M. Domingo, como muestra del interés renovado por los ambientes, disciplinas y corrientes que conformaban el entorno de Bartrina cuando éste realizó la traducción de la obra de Darwin El origen del hombre. En este sentido, siempre hay que tener presente el centro de operaciones, de primera hora, frecuentado y animado por Bartrina: El Centre de Lectura de Reus.

Joaquim Maria Bartrina i d'Aixemús.
(c) Centre de Lectura


Referencia bibliográfica
GOMIS BLANCO, Alberto y Jaume JOSA LLORCA: "Los primeros traductores de Darwin en España: Vizcarrondo, Bartrina i Godínez". Revista de Hispanismo Filosófico, núm. 14 (2009), pp. 43-60 [artículo completo en formato PDF].